top of page
La acupuntura cerca
Punción-seca.jpg

PUNCIÓN SECA

Punción seca: Preguntas frecuentes

INTRODUCCIÓN

Antes de hablar sobre la punción seca, hablemos sobre el dolor miofascial.
El músculo está compuesto por fibras musculares, una de ellas se tensa por una sobre estimulación, dentro de estas bandas se encuentran los puntos gatillo o nódulos. Éste, es palpable, y lo que produce es una sensibilización aumentada en el músculo afecto. Al existir un punto gatillo, éste tendrá ciertas características, entre las que se encuentra la incapacidad funcional para realizar algún movimiento especifico que comprometa la acción muscular, pudiendo presentar un dolor localizado o lo más frecuente, presentar un dolor referido.
Estos puntos normalmente generan dolor y pueden presentarse por diversas razones: inflamación, lesión, dolor referido, mal gesto, entre otras.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La punción seca es una técnica semi-invasiva la cual, mediante la introducción de agujas de acupuntura llegamos directamente hasta el punto gatillo (no hay inyección de ningún tipo de sustancia). El objetivo de la técnica consiste en ejercer cierta presión y contracción en la fibra muscular sobre el punto gatillo. La estimulación de éste, evita que se continúe liberando acetilcolina, el neurotransmisor que perpetúa la contracción. Gracias a eso conseguimos la disminución del dolor y mejorar los procesos inflamatorios de la zona.

BENEFICIOS

  • Muy efectiva para combatir los Puntos de Gatillo Miofasciales y a nivel muscular.

  • Llega a tejidos que manualmente es muy complejo abordar.

  • Ayuda a curar lesiones crónicas.

  • Acelera la recuperación de una lesión reduciendo los tiempos de espera.

  • Se produce una inmediata disminución del dolor de más de un 20 por ciento, seguida de otra mejora paulatina en los días posteriores al tratamiento.

  • Después de 48/72 horas el tejido se regenera totalmente, por lo que ni siquiera se hablaría de cicatrización

CONTRAINDICACIONES

  • Miedo a las agujas

  • Problemas de la coagulación

  • Zonas con heridas o cicatrices, tatuajes, manchas, lesiones…

  • Alergia a los metales, sobretodo al níquel. Se pueden emplear agujas de diferentes materiales

  • En mujeres embarazadas (en zonas próximas a las regiones pélvica y abdominal)

bottom of page